En ella encontrarán toda la información sobre las actividades desarrolladas por el ACDC de la Universidad de La Laguna (Tenerife) en relación con nuestros intereses: la divulgación científica, el análisis objetivo de las pseudociencias y la difusión del pensamiento crítico.  
Síguenos
Escépticos en el pub (Canarias)
Nuestra Universidad
Nuestra web hermana

La página web de los Cursos Universitarios Interdisciplinares de Extensión Universitaria “Ciencia y pseudociencias” de la Universidad de La Laguna
Petición

Pide que los remedios homeopáticos indiquen que su eficacia no está demostrada
El ACDC se adhiere

¡Fírmalo tú también!
No al recorte del Presupuesto en I+D
Otras Opciones
· Galería de Imágenes
· Consultas
· Encuestas
· Buscador
· Recomiéndenos
· Tu Cuenta
Usuarios Registrados
Nombre de usuario

Contraseña

Si todavía no tienes una cuenta, puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como enviar comentarios en los artículos o recibir información de nuestras actividades.
Arthur C. Clarke sienta bases del futuro de las comunicaciones
 

El 25 de mayo 1945, la Segunda Guerra Mundial en Europa acababa de terminar y, hasta ese momento, la tecnología se había desarrollado, en su mayor parte, con fines armamentísticos.

Sin embargo, el científico británico Arthur C. Clarke –autor de la novela 2001, una odisea en el espacio y coguionista de la película de Kubrick que lleva el mismo nombre– publicó un documento en el que imaginó un futuro distinto. The Space-Station: Its Radio Applications proponía el uso de satélites espaciales para las comunicaciones globales. Su visión adelantó un mundo comunicado mediante satélites artificiales.

En aquella época, su propuesta no fue tomada en serio pero veinte años después se volvió realidad cuando se lanzó el satélite Early Bird (madrugador) de la  compañía Intelsat en abril de 1965. Este fue el primer satélite comercial de comunicaciones puesto en órbita.

El artículo analizaba cómo la tecnología espacial, similar a la utilizada en el cohete alemán V2 durante la guerra, se podía usar con fines pacíficos para poner satélites en órbita con un cohete capaz de transportar una carga con una velocidad superior a la inserción orbital.

Clarke popularizó la idea del uso de la órbita geostacionaria por la que los satélites viajan de oeste a este, a una altura superior a los 36.000 km sobre el Ecuador y a la misma velocidad que la rotación de la Tierra, por lo que parece que está siempre en el mismo sitio.



En honor del científico británico, la órbita geostacionaria también es conocida hoy como órbita de Clarke, al igual que el cinturón de Clarke es la zona del espacio en el plano del ecuador donde se puede conseguir órbitas geoestacionarias, a 35.786 km sobre la superficie terrestre.

SINC 25 mayo 2015 11:30

Wearbeard

Licencia: Creative Commons.

Categoría: Tecnologías.

Noticia procedente del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC). http://www.agenciasinc.es/

Publicado por el ACDC el 26Jun2015.


Enviado el Viernes, 26 junio a las 09:10:02 por divulgacioncientifica (3887 lecturas)
 
Opciones

 Imprimir  Imprimir                

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

"Usuarios Registrados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor